Doris nació y se crió en Honduras en una comunidad con mucha pobreza y delincuencia. Por los pocos recursos y imposibilidad de obtener oportunidad para avanzar, su esposo salió del país. El tuvo la esperanza de que iba a ser capaz de enviar suficiente dinero a casa para aliviar las dificultades financieras que se enfrentaban.  Doris se quedó por un año. Durante este tiempo, trabajó como profesora en la escuela primaria local. También, ella se matriculo a la universidad con ganas de terminar su educación para que pudiera enseñar a clases más avanzadas en la escuela secundaria.  La graduación fue una pequeña garantía de que ella sería capaz apoyar a sí misma y lo más importante, apoyar a su hijo Oscar quien un niño pequeño cuando se fue el padre.

El tiempo aparte fue muy difícil para su familia, por lo que decidió viajar y reunirse con su esposo después de un año de separación. Dejó a su hijo detrás con su madre , porque tenia demasiado miedo hacer el viaje con un niño pequeño. Esto fue antes de la guerra contra las drogas de México, y su viaje no era tan peligroso como lo que habría sido si ella cruzó sólo varios años más tarde. Ella tuvo que pagar casi mil dólares al coyote para que la traerá sobre la frontera. Después, se subió a un autobús que la llevaría a través del país. La remuneración fue menor de lo que sería ahora, pero todavía ella y su marido tuvieron que trabajar mucho y muy duro para aumentar la cantidad. Ella había dado el coyote todo su dinero entonces cuando el autobús hizo paradas de descanso, ella se iba muriendo de hambre sin la posibilidad de pagar por su comida. El contrabandista le dejó prestado lo suficiente para comprar una sola hamburguesa para satisfacer su hambre. Finalmente, ella llegó en Durham, Carolina del Norte.

El viaje la dejo agotado de sus ahorros y se dio cuenta de que ella iba estar separa de su hijo por más tiempo de lo que pretendía . Ella tuvo que trabajar durante dos años y medio para ganar suficiente dinero para traer a su hermano y su hijo quien ya tenia cinco años a los estados unidos . Una vez que estuvieron en México, el contrabandista le dijo que no correría el riesgo de llevar a un niño y los dejó sin dinero . El hermano e hijo de Doris se quedaron varados en México sin parientes o amigos . Preocupado, Doris y su marido se apuraron para encontrar suficiente dinero para encontrar a otro coyote que los llevaría a través de la frontera . En el trabajo, la colegas mexicanos de Doris ayudaron a ella ya su marido averiguar dónde estaba su familia y los puso en contacto con sus familiares para que pudieran estar en un lugar seguro. Finalmente , encontraron a otro coyote y Doris se pudo reunir con su hermano y su hijo . La experiencia entera fue muy difícil y Doris dice que nunca volverá a correr el riesgo de estar separada de su familia. Si ella o su marido iban a ser deportados, todos ellos se salieran juntos, sobre todo que ahora tienen otro hijo. Ella no le recomendaría a nadie que vengan a los estados unidos sin traer sus hijos también.

La familia es muy importante para Doris. Cuando le preguntamos que se describiera en tres frases , ella dijo que es una gran trabajadora ,es responsable, y ama a su familia. Ella trabaja duro porque quiere proporcionar una vida llena de oportunidades para sus dos hijos quiñes ahora tienen 13 y 4 años de edad . A pesar de que ella era una estudiante universitaria y profesor en Honduras , en los estados unidos,  Doris opciones de empleo limitadas debido a la barrera del idioma y porque esta aquí ilegalmente. Ella comenzó a trabajar para una empresa de limpieza de casa de Durham llamado Carpe Diem. Trabajó allí durante dos años y medio y gano $ 7.50 por hora y trabajo cerca de 40 horas a la semana.  En todo el tiempo que trabajo en Carpe Diem, nunca le dieron un día de vacaciones. Ella dijo que la compañía era injusta , y así por eso se fue a un nuevo puesto de trabajo . Ahora ella trabaja en “The Maid” y dice que ella disfruta de su trabajo . En “The Maid,” Doris trabaja en un equipo de cuatro mujeres que viajan a 5-6 casas cada día . En cada casa, cada mujer tiene una asignación específica de limpiar: espacios de cocina, baños, pisos, o de vida . Ella ahora gana $ 8.00 por hora , pero espera un aumento de sueldo cada año se sigue trabajando allí. Doris espera poder limpiar las casas de forma independiente para poder ganar mas dinero y tener mas flexibilidad.

A pesar de que su tiempo en “The Maid” ha sido mejo que su trabajo anterior, no esta totalmente feliz con su empleador . Ella le gustaría que le paguen más- por lo menos diez dólares la hora- y que le darían el aumento de sueldo que se le prometió . También expresó su deseo de lograr un cambio para ella y sus compañeros de trabajo . “Me gusta defender mis derechos pero si lo hago yo mismo, nada pasa. Sólo puedo hacer el cambio si me uno con mis compañeras de trabajo.” Ella dice que le gusta defender sus derechos, pero si lo hace sola, no pasa nada . Sólo cuando ella se une con sus compañeros de trabajo pueden realizar cambios en sus situaciones . Por otra parte , aunque la mayoría de los clientes son amables , ella ha sido en ocasiones verbalmente y amenazado por ellos . Ella está agradecida de que la única vez que un hombre la amenazó con falsas acusaciones , la compañía les protegía y dijo que ella merecen respecto. Doris también da cuenta de que, además de su aumento de sueldo, muchos de los estadounidenses deja el trabajo porque piensan que es demasiado duro o paga muy poco. Ella dice , Muchas de nosotras no tenemos los documentos y estamos desesperadas por trabajo, así que tomamos lo que nos dan.” La mayoría de ellos no tienen estatus legal y están desesperados por un trabajo, por lo que toman lo que se les da.

Doris quiere aprender Inglés tan pronto como sea posible.  Hay clases que ofrecen en Durham Tecnología pero entre sus responsabilidades como trabajador y una madre , ella tiene poco tiempo libre. Sus dos hijos hablan Inglés con fluidez y en realidad prefieren hablar lo más de hablar el español. Doris quiere aprender Inglés porque le da más oportunidades. Si ella fuera a regresar a Honduras como profesor de Inglés , pudiera ganar un montón de dinero porque la gente allí están dispuestos a pagar mucho para que sus hijos puedan aprender el idioma .

Antes de salir de Honduras, Doris tenía no tenia idea de lo que iba ser la vida en los estados unidos. Ella se alegra de que ella se siente más seguro aquí.  Sin embargo , hay muchos desafíos de ser un ciudadano indocumentado de Durham. Por ejemplo, en Carolina del Norte, los indocumentados no pueden obtener una licencia de conducir . Doris describe con pasión la injusticia de este dicho, “Necesitamos trabajar. No quedamos en casa”. La multa por conducir sin licencia es $ 200 en Durham , entonces diligencias como ir a la tienda, la escuela o el trabajo se convierten en riesgos muy grandes. Ese riesgo se amplifica en los condados que se asocian con el ICE ( Servicio de Inmigración y Control de Aduanas), donde una parada de tráfico puede resultar en deportación . A pesar de que no se ha sentido discriminado, le entristece cada vez que un hispano esta en las noticias por haber hecho algo malo, porque siente que todos los hispanos tienen imagines negativos.

Aunque tiene muchas dificultades, esta muy feliz que ella decidió venir a los Estados Unidos.  Ella se siente más seguro aquí y se alegra de que sus hijos son capaces de obtener una mejor educación. Sus niños benefician al máximo por su decisión de dejar a Honduras, y ella está agradecida por eso.

— Alex Villeda y Emma Wright